Categories
Blog Filosofía Historia

Giordano Bruno (1548-1600)

Maiori forsan cum timore sententiam in me fertis quam ego accipiam

Las ocho proposiciones a las que el filósofo se negó a renunciar fueron las siguientes:​

La declaración de «dos principios reales y eternos de la existencia: el alma del mundo y la materia original de la que se derivan los seres».

La doctrina del universo infinito y los mundos infinitos en conflicto con la idea de la Creación: «El que niega el efecto infinito niega el poder infinito».

La idea de que toda realidad, incluyendo el cuerpo, reside en el alma eterna e infinita del mundo: «No hay realidad que no se acompañe de un espíritu y una inteligencia».

El argumento según el cual «no hay transformación en la sustancia», ya que la sustancia es eterna y no genera nada, sino que se transforma.

La idea del movimiento terrestre, que —según Bruno— no se oponía a las Sagradas Escrituras, las cuales estaban popularizadas para los fieles y no se aplicaban a los científicos.

La designación de las estrellas como «mensajeros e intérpretes de los caminos de Dios».

La asignación de un alma «tanto sensorial como intelectual» a la Tierra.

La oposición a la doctrina de Santo Tomás sobre el alma: la realidad espiritual permanece cautiva en el cuerpo y no es considerada como la forma del cuerpo humano.

Giordano Bruno-Wikipedia

Donde se ve la Lira de nueve cuerdas sube la madre Musa con sus nueve hijas: Aritmética, Geometría, Música, Lógica, Poesía, Astrología, Física, Metafísica, Ética

Share/Compartir.
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook

By Hans

Saxofonista
Maestro en Música como Arte Interdisciplinario

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *