04. EE. UU. contra la URSS:

La carrera de armamentos nucleares de la Guerra Fría

Podemos ilustrar el dilema del prisionero pensando en la situación de los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Ambos bandos hubieran preferido la desescalada en materia de armamento. Ambas partes habrían estado felices de usar el dinero con el que estaban construyendo misiles para construir escuelas, carreteras y hospitales, pero ambas partes también se dieron cuenta de que si se involucraban en el desarme unilateral estarían en riesgo. Veamos la estructura que rigió la elección que enfrentaron esos dos países.

Estados Unidos no podía elegir si la Unión Soviética se desarmaba o no, solamente podía elegir si se desarmaba. La Unión Soviética no podía elegir si Estados Unidos se desarmaba o no, solamente podía elegir si se desarmaba. Para ambos países su primera opción era que el otro país se desarmara mientras ellos guardaban sus armas. Por eso lo racional para ambos países era mantener las armas.

Lo que eso significa es que la elección racional para ambas partes era conservar sus armas en lugar de terminar en su situación de segunda opción, la situación en la que yo tengo dinero para gastar en mis escuelas y hospitales y Rusia tiene dinero para gastar en sus escuelas y hospitales. Ambos países para ser racionales necesitaban gastar recursos en armamento.

Esta estructura ocurre una y otra vez en las transacciones humanas. Entonces, a menos que exista algún tipo de mecanismo de cumplimiento, terminaremos como EE. UU. y la Unión Soviética durante la carrera armamentista, con nuestra situación de tercera opción. Entonces, el problema general con el que nos enfrenta el dilema del prisionero es que si nos comportamos de manera racional siempre terminaremos no cooperando y el rompecabezas que enfrenta Hobbes en su filosofía política es la pregunta ¿cómo es posible llevar a los seres humanos a su situación de segunda elección, en la que cooperan entre sí en lugar de competir?

Resulta que en muchas pequeñas interacciones locales los seres humanos logran encontrar una salida a este escenario. Famosamente, durante la Primera Guerra Mundial, cuando los soldados estaban involucrados en una guerra de trincheras, los alemanes y los estadounidenses desarrollaron una especie de tregua en la que los soldados de un lado podían abandonar sus trincheras y tomar aire fresco sin recibir un disparo y luego los soldados del otro lado se saldrían de sus trincheras y tomar un poco de aire fresco sin recibir un disparo. La idea era que mientras el otro lado se comportara pacíficamente, era racional que tú también te comportaras pacíficamente.

Si no coopera o si me parece que no ha cooperado, tomaré represalias no cooperando. Debido a la posibilidad de que los modos informales de cooperación puedan colapsar, Hobbes insistió en que para salir del estado de naturaleza necesitamos no solo arreglos informales entre nosotros, sino también un cuerpo que regule las interacciones humanas.

Hobbes concluye que está en nuestro propio interés racional someter nuestra voluntad a un soberano al que llama Leviatán y, por lo tanto, salir del estado de naturaleza.

Hitos en la Filosofía Política después de Hobbes

Leave a Reply

Your email address will not be published.