Con todo el corazón.

A principios del tercer milenio renuncié a mi «zona de confort» y viajé al viejo mundo.

Los dos primeros años mi rutina era ir a estudiar al conservatorio (lo principal), y tocar en cualquier esquina para ganarme la vida tocando el saxofón con todo el corazón (lo principal). En algunas ocasiones me gritaban desde los balcones: ¡Cállate!¡Deja de hacer ruido, estoy haciendo la siesta! o cualquier otro piropo, me lanzaban cosas o sencillamente venía la policía.
Pero en otras ocasiones recibí aplausos, dinero y frases amables de los transeúntes. Mi corazón palpitaba con todas sus fuerzas de la academia de música a la academia de la calle. 
Tomé este video de http://smigly.tv, fué publicado en 2009. Seguramente fue inspirado por un saxofonista anónimo que tocaba para un público anónimo, en algún momento antes de 2009.

Video tomado de: http://smigly.tv

En este momento estoy sentado en esta esquina virtual, con el saxofón en las piernas, escribiendo esto, para lectores anónimos. En cuanto lo publique seguiré tocando con todo el corazón. Como siempre lo he hecho. Gracias por visitarme. Ustedes verán si siguen su camino o si se suscriben, yo seguiré tocando igual:

Compártelo...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario